COMUNICADO: ARQUIDIÓCESIS DE VALENCIA A OTRAS EXPRESIONES DE FE: EVITAR LA SUPLANTACIÓN DE FUNCIONES Y LA CONFUSIÓN DE LOS FIELES

COMUNICADO: ARQUIDIÓCESIS DE VALENCIA A OTRAS EXPRESIONES DE FE: EVITAR LA SUPLANTACIÓN DE FUNCIONES Y LA CONFUSIÓN DE LOS FIELES

Category : ARQUIDIOCESANA , NOTICIAS

El 27 de julio de 2020, Mons. Reinaldo Del Prette, Arzobispo de Valencia, dirigió un comunicado al clero arquidiocesano y a la feligresía, en el que señala que «últimamente aparecen de manera creciente grupos religiosos que usan nuestra misma simbología y nuestras formas litúrgicas y costumbres, algunos muy novedosos, otros un poco más antiguos»

Por tal razón, sin dejar de reconocer la libertad de expresión religiosa y diversidad de creencias, pidió «evitar la suplantación de funciones y la confusión, aún involuntaria, de los fieles católicos» y exhortó a los sacerdotes y agentes de pastoral a educar a la feligresía sobre el sacramento del Orden Sacerdotal y las diferencias de la Iglesia Católica y otras comunidades religiosas.

A continuación, puede leer el comunicado completo:

*ARQUIDIÓCESIS DE VALENCIA*
Gobierno Superior Eclesiástico
OFICIAL

*A TODOS LOS SACERDOTES, RELIGIOSOS Y LAICOS DE LA
ARQUIDIÓCESIS DE VALENCIA*

Queridos hijos.

Somos el Pueblo de Dios que peregrina en Valencia. Hemos recibido la fe de
nuestros padres y somos la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, nacida del
costado de Cristo en la cruz, que recibió la misión de anunciar el Evangelio y de
santificar a los hombres con los santos sacramentos.

A lo largo de la historia se han separado algunas ramas de nuestra Iglesia. En
el siglo XVI, con la llamada reforma, nacieron grupos evangélicos que, aunque
tienen en común con nosotros la fe en Cristo y en el misterio de la Santísima
Trinidad, las Sagradas Escrituras, sobre todo el Nuevo Testamento y el Santo
Bautismo; son llamados por nosotros “hermanos separados”, pues no formamos
“un solo rebaño, bajo un solo Pastor” (Jn 10,16).
Desde el Concilio Vaticano II nuestra Iglesia promueve profundas reflexiones teológicas, diálogos y actividades conjuntas de oración y caridad, buscando la
restauración de la Unidad del Cuerpo de Cristo, en eso consiste el esfuerzo del
movimiento ecuménico.

En nuestro país se reconoce la libertad de culto, por eso siempre hemos
convivido respetuosamente con otras opciones de fe, distintas a las nuestras.

También hay grupos religiosos de corte bíblico, que no comparten la fe en la
Trinidad de Dios, estos grupos religiosos, son muy distintos a nosotros y, aun así,
con ellos hemos podido sostener una convivencia social respetuosa y libre de
conflictos. Pero últimamente aparecen de manera creciente grupos religiosos que usan
nuestra misma simbología y nuestras formas litúrgicas y costumbres, algunos muy
novedosos, otros un poco más antiguos.

Estos grupos son dirigidos por personas que se presentan como obispos y sacerdotes, usan las vestimentas, actos litúrgicos, sacramentos, lenguaje y signos
propios de la Iglesia Católica y de sus ministros legítimos, ofreciendo así los
servicios propios del clero católico a nuestra población, sin aclarar que no
pertenecen a la Iglesia Católica, que no están en comunión con el Santo Padre, el
Papa, que no han sido ordenados por un Obispo Católico, y así se presentan ofreciendo sus servicios a la población en general, mayoritariamente católica, que
tiene el derecho a saber que, según nuestra fe, ellos no son ni obispos, ni sacerdotes
válidos y reales en nuestra Iglesia Católica.

Reconocemos que esas personas tienen todo el derecho de ejercer ministerialmente, según su confesión religiosa, en las comunidades que comparten
sus convicciones de fe.

Lo que pedimos es evitar la suplantación de funciones y la confusión, aún
involuntaria, de los fieles católicos.

Otra fuente de equívocos es que de entrada se presentan como “católicos”,
añadiendo luego términos de otras denominaciones, en lugar de presentarse
directamente como miembros de una comunidad separada con su propia identidad.
Lo cual se presta a confusión.
Por eso pedimos a nuestros sacerdotes y agentes de pastoral, que eduquen
con todos los medios a nuestra feligresía sobre la realidad del sacramento del Orden
Sacerdotal, sobre la diferencia de la Iglesia Católica y de otras comunidades
religiosas o iglesias, y sobre la verdad de que un fiel católico, en ningún caso puede
recibir sacramentos, bendiciones o sacramentales, válidamente, si no es de un
sacerdote, diácono o ministro realmente ordenado e instituido por la Iglesia Católica
a la que pertenecemos y reconocidos como tal.

Queridos hermanos en el Señor, reforcemos nuestra identidad católica,
amemos a nuestra Iglesia y honrémosla con la vivencia de las virtudes de Cristo.

Que el Espíritu Santo nos defienda y nos renueve, para vivir los valores de la
tolerancia y el respeto que debemos a los demás, pero que también merecemos para
nosotros, y así seamos fermento de paz y de convivencia social, en estos difíciles
tiempos que atravesamos.

Encomendándonos a la querida Madre que Jesús nos dio en la cruz, la
Santísima Virgen del Socorro, los bendigo de corazón.

*+ REINALDO DEL PRETTE LISSOT*
_Arzobispo de Valencia_

27 de julio de 2020


Leave a Reply

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
Google+
Twitter
Instagram